¿Cómo podemos protegernos del frío?

exposicion-a-frio

Se va acercando el frío, y nos va dando pereza permanecer fuera del calor del hogar haciendo alguna actividad, sin embargo, nuestros niños necesitan estar fuera de casa para acudir a sus actividades diarias o para pasear o jugar al aire libre, ya sea en la ciudad o en el campo.

¿Saben nuestros niños cómo deben protegerse del frío?

Son muchos los trabajos que se realizan a la intemperie, desde operarios de limpieza vial, policías, operarios de la construcción, etc. Todos ellos deben pasar la mayoría de su jornada laboral a la intemperie, y como consecuencia de ello se ven obligados a protegerse del frío o del calor en el caso de la época estival.

En este post, nos ocuparemos de algunas medidas básicas para proteger a nuestros niños de las consecuencias de la exposición al frío en la época invernal, de manera que además de asegurarles esta protección siendo niños, estas precauciones sean también la base para su actividad laboral como adultos si tienen que trabajar a la intemperie.

La temperatura corporal se encuentra regulada por el sistema nervioso central y en un ambiente confortable la temperatura se mantiene alrededor de los 37 °C. El cuerpo dispone de mecanismos que le permiten adaptarse a condiciones bajas de temperatura, viento y precipitaciones (lluvia y nieve). La piel presenta unos receptores térmicos que, en contacto con el frío, activan la vasoconstricción cutánea con el fin de conservar el calor interno. También, se activa la tiritera que es un acto reflejo e involuntario que incrementa la producción de calor del  organismo hasta un 500%.

¿Cuáles son los efectos de la exposición al frío?

  • Malestar que se incrementa a medida que se produce una gran pérdida de calor, que gradualmente se traduce en una sensación de dolor.
  • Pérdida de destreza y reducción de la movilidad, especialmente en de manos y dedos.
  • Pueden verse afectados el tiempo de reacción o la resolución de problemas.
  • El bronco-espasmo es una reacción común en el frío y es particularmente pronunciado en las  personas asmáticas y en personas con vías respiratorias hipersensibles.
  • El frío puede agravar los síntomas asociados con diferentes tipos de enfermedades cardiovasculares.
  • Lesiones por frío: congelación de la piel, hipotermia…

¿Qué podemos hacer para prevenir estos efectos del frío?

  • Intentaremos regular el tiempo de exposición, es decir, a más frío, menos tiempo debemos permanecer en el exterior.
  • Reducir la pérdida de calor utilizando ropa que nos aísle convenientemente frente al frío, a la humedad y a la permeabilidad del aire (ropa cortaviento).
  • La ropa de abrigo debe permitir movilidad, debe ser ligera y poco voluminosa, más aún cuando estamos hablando de niños.
  • Se debe cambiar la ropa de abrigo cuando se encuentre húmeda, debido a que disminuye su capacidad aislante.
  • Debemos movernos para incrementar la producción interna de calor.
  • Debemos hacer pausas largas de vez en cuando para meternos en un local, recuperarnos y calentarnos.
  • Ingerir líquidos calientes para ayudar a recuperar pérdidas de energía calorífica.
  • Ingerir alimentos ricos en grasas incrementa la resistencia al frío.
  • Es importante vestirse con varias capas de ropa holgadas.
  • Debemos proteger especialmente las extremidades: pies, manos y cara.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s