Cuento seguro “Las dos hermanas”

Manos

“Manu” ha tenido siempre mucha personalidad. Es intrépida, con ganas de probar cosas nuevas, dispuesta a lo que haga falta con tal de no estar aburrida, arriesgando si hace falta. Se mete en lugares donde nadie se atreve; que está oscuro y no se ve lo que hay dentro, no importa, Manu entra y se las arregla para salir triunfante; que es un sitio estrecho por el que no hay casi espacio para pasar, ahí está Manu dispuesta a retorcerse para poder alcanzar lo que haga falta.

Es verdad que Manu es joven, ágil, elástica y con muchas ganas de aventura, pero a veces le pierde la impaciencia, las prisas y la excesiva confianza en sus habilidades, y de eso precisamente quería hablaros.

Manu tiene una hermana, “Palmira”, muy parecida a Manu físicamente, pero muy diferente en su forma de ser.

Las dos hermanas van juntas a trabajar a un almacén, su principal tarea es sacar de unas cajas tablones que se utilizarán para hacer muebles.

Desde el principio fueron informadas de que a veces los tablones de madera tienen trocitos rotos en los bordes, que pueden provocar cortes y heridas si ellas no se protegen convenientemente. Pero Manu cree que es un trabajo fácil y sencillo, llevan ya varios meses trabajando y no se ha encontrado nunca con un tablón roto, -son unos exagerados- piensa.

Sin embargo, Palmira prefiere hacer caso, -esa protección puede evitar que tenga un accidente y hacerme mucho daño- le dice a Manu. 

Y un día ocurrió, porque tarde o temprano, si hay alguna posibilidad de que ocurra un accidente, sucede si no ponemos remedio. Una de las cajas golpeó contra el suelo al dejarla en su sitio rompiéndose algunos de los tablones que llevaba en su interior, pero quien la dejó no le dio importancia y no informó a su jefe sobre ello. Manu y Palmira empezaron a sacar los tablones como de costumbre, Manu casi sin mirar en el interior, y Palmira atendiendo a la tarea y con su protección puesta, y…… -¡Ahhh! ¡Qué dolor! Manu se había clavado una astilla que la producía un dolor insoportable.

MORALEJA:

Tú también tienes una “Manu” y una “Palmira” que tienes que cuidar si quieres utilizar para: acariciar, aplaudir, coger la pelota, o escribir un cuento, por eso, para determinados trabajos tenemos que protegerlas con unos……”GUANTES”.

Espero que este cuento os sirva para ir iniciando a vuestros peques en la prevención de riesgos laborales, podéis contarlo en familia o como recurso en clase, y hacerles algunas preguntas como qué tipos de guantes conocen, y ampliar ese conocimiento llevando o viendo en imágenes guantes que se utilicen en distintas profesiones y contarles de qué riesgos protegen.

Si son más pequeños pueden dibujar el contorno de sus manos y ponerlas nombre, contar o escribir todas las cosas que pueden hacer con sus manos y que no podrían hacer si se hiciesen daño en ellas, etc. 

Seguro que se os ocurren muchas más actividades relacionadas con la protección de las manos ¡y espero que las compartáis aquí!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s